El espíritu

Yo soy el espíritu

el aire que respiro

el agua de los ríos

la piedra que piso.

No solo soy yo mismo o lo que creo ser

sino todo lo que existe.

¡Soy tan insignificante

y al mismo tiempo tan grande!!!

Por eso

Deseo

dejar atrás mi orgullo

mi afán de ser admirada

el infinito deseo de ser amada.

Dejar atrás todas las desviaciones aún ocultas.

Porque solo en mí, está el poder de colmarme.

No necesito adherirme como rémora a ellas para calmar mi desasosiego.

Deseo

dominar mis instintos animales y mis pasiones

permitiendo así que sean mi aliento

y sacien mi copa sin peligro de naufragar

Porque así

en plena conciencia

conseguiré poco a poco

que el espítitu que habita en mí

como habita en todo

dirija cada uno de mis pasos.