Mi voz

 

Dispersa en el aire me encontraba

etérea vivía sin voz

acoplando mi existencia de camaleón a lo que descubría.

Y sin tiempo, ocupaba todo el espacio de tu cosmos.

Del aire me condensé en río

y ahora me dirijo a mis coordenadas cartesianas

para solidificar mi hogar.

Asentarme para poder crear con mi verdadero ser

expresándome con valentía.

Aunque transpire mi piel

Aún con el nudo en la garganta

Aún con el corazón palpitando en un tris del colapso.

A pesar de todo,

quiero cantar mi nombre

aquel que tengo impregnado en toda el alma

materializándome finita siendo lira vibrante de tu luz.

¡Oh, padre!

Inúndame con tu mar embravecida

porque deseo alzarla alta como un bufón hacia tierras lejanas.

Aquí me encuentro esperando que la bendigas

para que tú seas ya por siempre mi guía.

Anuncios