mis alas desecadas

Sin nada más que dar, madre

mis alas desecadas se repliegan hacia dentro

nutriéndome de tu leche y de tu miel huyendo de los hombres y del tiempo.

Anuncios