Desperté a la vida

Desperté a la vida cuando en vida estaba muerta.

 Aprendí a mirar desde arriba con las alas abiertas

filtrándose la esencia del universo por los poros de mi piel,

que es ahora la nuestra y de todos en mí

porque he aprendido a ver en todo

la unidad de la belleza

 que nos recorre  sempiterna.