La fiera

¿Cómo podré ser libre

si no conozco a mi propia fiera?

Esa que surge en mí en la inconsciencia

la que dirige mis pasos sin yo darme cuenta,

la que defiendo a ultranza razonando sus incoherencias.

¡Cómo me cuesta reconocerme en ella aunque sea parte integrante de mi naturaleza!

Y me ofusco idealizándome sin aceptar esta certeza.

¿Cómo podré guiarla hacia mí, si rehúso caminar de la mano junto a ella?

Yo soy eso que oculto,

el tesoro del poder concedido a cada uno

el negro complemento de lo que irradio

sin ella no podría embellecerla hasta llegar a ser yo,

la blanca luz que nos engendró.