La integración III

 

Yo soy el tiempo de mis posibilidades de ser en mí el todo que me contiene

Pendulando en libertad el yin o el yang

reconciliando mi energía instintiva, creadora y sexual

con mi otra mitad de afectividad sublime y espiritual.

Inútiles son cada una de ellas vivirlas separadas de su complementariedad

Porque nos aleja  de nuestra verdadera humanidad.

Sabiduría es  transitar  integrándolas en cada momento escuchando el cuerpo,

 heraldo de la armonía de la ética heraclitiana.