La noche oscura

 

Incluso el fango está recorrido por la belleza

porque nos posibilita despertar durante la agonía de no poder respirar en su interior.

Bendito es su poder de redención y expansión de la conciencia ascendiendo al máximo potencial el  “yo siendo”.