La plenitud

Tu copa es tu tesoro

no la destruyas.

Respétala cuidándola con esmero.

Esto posibilitará que pueda habitar en ti.

Y si la vacías cada día de todo aquello que no eres tú

te aseguro que vivirás recibiendo mi plenitud.