La verdad del amor

 

 

 

Que la verdad del amor salga siempre victorioso de la maledicencia

que nunca muera en la batalla

que permanezca levitando desnudo en el trono impoluto de su creación

cambiando con su clarividencia pacientemente de posición.