Matilde

 I 

La no muerte es el aliento para atravesar tus miedos

es la que te azuza con su fuego

de fortaleza, de alegría, de esperanza y de fe.

Da igual el tiempo que hayas compartido con ella,

pues es tal su poder irradiante

que solo un instante viviendo con la no muerte,

te prende y mientras vivas te renueva.

Ya eres ella, el misterio de vivir en la plenitud de su presencia eterna.

No hay vuelta atrás.

II

Una vez que te encuentras con la no muerte

no podrás separarte de ella

porque ya está en ti la huella de su inocencia

la fuerza en tu interior que te irradiará

mostrándote en cada momento la belleza de lo cotidiano

guiándote por el sendero que dará sentido a tu existencia.