Nuestra alquimia

 Nuestra alquimia se inicia  reconociendo nuestra insignificancia humana

 intuyendo la infinita grandeza interior velada

 purificando nuestras faltas

y así iremos reflejando  el vellocino que en nuestro interior Dios nos reclama.

Anuncios