P.26: Cuando me estrechas la mano

115[1]

CUANDO ME ESTRECHAS LA MANO

 Cuando me estrechas la mano, no eres tú, ni tu cuerpo,
sino el espíritu del cedro que me hace vibrar cuando te encuentro.
Ruido del trueno del universo, ritmo eterno en mi instrumento.
¿No es Orfeo el que tañe la lira en la orquesta de los muertos?.
Hipnotizada entre las piedras grises me despierto en el solfeo de los sueños.
¿Qué es lo que anima sin el espacio hacia lo externo del cementerio?
¿Será el misterio de las rocas que se revela por los ojos encubierto?
¿O es el agua pura que inspira entre la turba de los nigredos?
Aliento en la efluxión del sexo cuando pienso en ellos
y en la tierra denuedo con la creación de mis anhelos.

Un pensamiento en “P.26: Cuando me estrechas la mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s