P.88: Nuestra levedad

NUESTRA LEVEDAD

¿Cómo incubar el vellocino de lo que siento?
Y en mi crisol renazco dorado .
Y aún por encima del dolor del parto
descubro la fórmula de destilar el oro de los futuros vástagos.
¿Soy yo la madre o el hijo o soy la trinidad de ambos?
Eso no importa porque me doy cuenta de nuestra levedad.
Sólo instrumentos áureos somos en la creación del alquimista original.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s