P.88: Nuestra levedad

NUESTRA LEVEDAD

¿Cómo incubar el vellocino de lo que siento?
Y en mi crisol renazco dorado .
Y aún por encima del dolor del parto
descubro la fórmula de destilar el oro de los futuros vástagos.
¿Soy yo la madre o el hijo o soy la trinidad de ambos?
Eso no importa porque me doy cuenta de nuestra levedad.
Sólo instrumentos áureos somos en la creación del alquimista original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s