Trascender

Y yo solo amaba el espíritu… me avergonzaba de mi parte instintiva y pasional.

No es viable comulgar con la trascendencia sin antes haber sido. No puedo llegar a no ser sin haber llegado a ser alguien. Por que solo la alternancia heraclitiana de ser y no ser nos posibilitará alcanzarla en el equilibrio, sino, podremos morir aplastados por lo demás con sus yo egocéntricos y seremos un espíritu flotando en el limbo de la ilusoria irrealidad trascendente donde nos fugamos. Porque sino, ¿Dónde estará nuestra voz para cantar si nuestro yo ha desaparecido? Tanto dejar espacio a los demás, que nuestra invisibilidad nos niebla y ya no sabemos quiénes somos porque no podemos ya vernos. ¿No somos entonces lo que desean los otros?.

Y aunque la trascendencia nos permita conectar con el todo, ¿Cómo podremos cantarla a los demás si nuestra voz está desaparecida y no tenemos el suficiente valor y la fuerza para gritarla a los cuatro vientos?

Así que primero, necesitamos estar enraizados en profundidad en la tierra con nuestras ideas propias sobre todo lo que nos rodea, con nuestros propios deseos profundos, con nuestro poder crítico y con nuestra fuerza interior a tope para sostenernos durante el proceso evolutivo vital.

Porque este camino dura toda nuestra vida, porque nunca alcanzaremos la verdad mientras vivamos aunque podremos acercarnos e incluso vislumbrarla en los momentos de no ser.

Alimentemos pues y protejamos todas nuestras necesidades físicas y psíquicas para mantener el equilibrio en la alternancia de nuestro péndulo iniciando así nuestro camino de evolución hacia la santificación de nuestra parte terrena.

Aquellos que solo amamos el espíritu, aprender a amar las cosas más terrenales es el comienzo del viaje hacia nuestra propia trascendencia, porque sin ellas no es posible soltar amarras. Qué podemos soltar si no somos nadie, sino tenemos una identidad concreta, si estamos difuminados entre bambalinas . Iniciamos el camino al amar nuestra animalidad, nuestra pasión en el mismo grado que amamos nuestro espíritu porque son igual de sagradas, porque así, en ellas podrá actuar nuestra parte espiritual y manifestarse, porque así podemos “trascenderlas no siendo” ya integradas en nuestro “ser siendo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s